Antique Truck Show 2015 de la ATHS

Vie, 10/07/2015 - 18:27
Facebook Facebook

Miles de camiones, decenas de miles de ruedas y centenares de miles de CV...

Todo un Kenworth W900 Long Horn... Auténtico sabor americano.
LOs miembros de la ATHS juntaron centenares de miles de CV en plena forma pese a su veteranía.

 

Los miembros de la ATHS (American Truck History Society) son famosos en el mundo entero por las reuniones anuales que organizan. La de 2015 tuvo lugar recientemente en York, Pennsilvania, y como viene siendo habitual cuando se trata de la ATHS volvieron a romper los límites de la capacidad de asombro de cuantos aficionados al camión pasaron por las instalaciones feriales de York, gracias a los cerca de 2.000 estupendos camiones allí reunidos.

Estupendo conjunto Freightliner de transportes especiales con tractora 8X4 y una locomotora Mack como carga.

 

York es una de esas pequeñas poblaciones en el Este de los Estados Unidos de Norteamérica, de esas en las que nunca parece suceder nada de importancia... Por ello durante los tres días en que se celebró el meeting anual de la ATHS no era necesaria preguntar por el lugar donde se exponían los camiones, puesto que en ningún otro lugar del mundo puedes llegar a un semáforo en rojo deter tu minúsculo y ridículo Nissan de alquiler junto a un Kenworth “bubble nose” de los 50 y esperar a que cruce la calle un REO de los años 40 en perfecto estado de circulación... Lo cierto es que si tras la siguiente esquina apareciera un tal Mc Fly al volante de un Delorean sin ruedas lo encontraríamos lo más normal del mundo, pues la sensación de viaje en el tiempo, camioneramente hablando, es total.

Sin límites

 
 
 
 

Pues sí, a los americanos les encanta hacer las cosas a lo grande y en cuanto llegamos a la exposición del Antique Truck Show nos lo dejan claro. El primer camión frente al que nos detenemos, para tras lograr cerrar nuestra boca abierta hasta amenazar con descoyuntar nuestra mandíbula, para tratar de realizar una foto que le haga justicia es un peculiar Diamond REO de color rojo bautizado como Red Giant 854... Y es que no en vano estamos ante la tractora conocida de mayor longitud.

El Big Red está considerado la mayor tractora del mundo por su enorme longitud.

 

De hecho se le duplicó en 1997 su distancia entre ejes hasta alcanzar unos monstruosos casi 11 metros. No es que su propietario, un transportista autónomo y su esposa, se volviese totalmente loco sinó que decidió pasarse al mundo de la publicidad para lograr ganarse algo mejor la vida a cambio de menos kilómetros. Este camión es un modelo de 1990, Diamond REO todavía trabajaba pero produciendo camiones de modo artesanal y por encargo en Harrisburg. Equipa un motor CAT de 425 CV y durante sus 7 años dedicados al transporte de mercancías refrigeradas recorrió nada más y nada menos que 2,6 millones de millas. Transformarlo en la mayor tractora de los USA, lo cual en el pais de los grandes Kenworth y Peterbilt

El parking destinado al público en una concentración como esta tampoco tiene desperdicio...

 

equivale a decir la mayor tractora del mundo, demandó 750.000 dólares de inversión, aunque a cambio desde entonces su propietario lo ha convertido en una rentable máquina publicitaria. Como curiosidad al chasis del Diamond REO se le añadio un cuarto eje de apoyo en el centro, cuyas ruedas directrices sirven para cumplir la exigente ley americana de peso por eje a la vez que evita preocupaciones debida a una excesiva flexión de los largueros del chasis.

Los mega bulldogs de Allentown

 

De los años 30 hasta los 70 del pasado siglo a modo de Dúmpers Mack con su clásica cabina descentrada.

 

Si creíamos que el inmenso REO iba a ser lo más sorprendente de esta concentración de camiones, pues simplemente es que no conocíamos la ATHS. Nada más empezar nuestro recorrido por la concentración de camiones vemos una estupenda colección de dúmpers extraviales Mack clásicos cuya unidad más veterana llega a los años 30 del pasado siglo. Mack, fabricante americano con sede central en Allentown situado a unas pocas millas de York, se ganó pronto su fama de crear camiones infatigables muy fiables y aptos para los trabajos de construcción más duros, y los tres megacamiones que tenemos frente a nosotros son los responsables de buena parte de dicha fama.

Impresionante dúmper Mack de 1930 para 60 toneladas de peso total en configuración tres ejes 6x4.

 

El dúmper más antiguo, un tres ejes en ejecución 6x4 que todavía emplea la transmisión por cadena al diferencial, es una formidable bestia volquete de 130.000 libras de peso máximo, es decir algo más de 60 toneladas de PMA. Este camión fue utilizado por la Oliver Iron Mining, una compañía minera que extraía mineral de hierro. Junto a él otro Mack simplemente bestial, el modelo justo una generación más moderna, un camión cisterna dúmper de 1943. El trío de gigantes Mack se completa con el que fuera el rey de los transportes especiales y la industria forestal del Canadá durante los años 70 y 80. Nos referimos a una espectacular tractora cuatro ejes, en configuración 8x4.

La tractora MACK DM 800 en versión cuatro ejes fue una auténtica bestia de los transportes especiales.

 

Este camión es un Mack DM 800 y trabajó para la firma de transportes especiales ADAM de New Jersey. Los Mack de la Serie DM 800 eran camiones preparados para los trabajos más duros y con un chasis cuatro ejes como éste solían usarse para arrastrar las cargas más pesadas de más de 100 toneladas. Pese a ello no eran vehículos excepcionalmente potentes, solían montar motores de entre 225 y 300 CV y de hecho a principios de los 80 sólo llegó a ofrecerse una versión de 350 CV. Su auténtica fuerza de arrastre la obtenían de unas cajas de cambio soberbias. Simplemente se lograba incrementar el número de relaciones sumando cajas de cambio y por ello los dedicados a transportes especiales podían tener hasta tres palancas de cambio y 24 relaciones. Otra de sus características que los hacían fácilmente identificables desde los años 30 a los 80 fue su cabina de pilotaje desplazada. Los dúmper eran mucho mayores, también más anchos, pero MACK montaba en ellos la cabina del resto de sus camiones, de modo que dicha cabina no cubría toda la anchura del camión.

Kenworth K100 Aerodyne de la serie Billy Joe.
 
 

Los de Mack la montaban desplazada hacia la izquierda en lugar de centrarla, dando con ello un inconfundible aspecto frontal a los Mack de transportes especiales durante décadas.

 

El Pete del 53

A Don y Angie Burge, los propietarios de un hermoso Pete del 53 los conocimos gracias a la simpatía de la hiperactiva Angie mientras ésta sacaba brillo al veterano camión.

Estupendo Peterbilt del año 53, pertenece a los Burge y todavía alcanza las 70 Millas/hora.

 

Pronto nos ensarzamos en una animada conversación sobre este veterano camión con el cual sus propietarios han recorrido 700 millas para venir a esta concentración. Don nos explica que este Peterbilt es mucho más especial de lo que parece a simple vista: “Este camión trabajó en casa durante décadas transportando cajas de uva en el remolque. Al final decidimos conservarlo para nuestras antigüedades y fue entonces al realizar algunas averiguaciones cuando descubrimos lo especial que resulta.

Don nos explica como en 1953 sólo se fabricaron 48 camiones Peterbilt para el mercado civil.
El veterano Peterbilt cuenta con una alarma mecánica que avisa al conductor si pierde presión de aire.
Este Peterbilt enganchado al semi con furgón trabajó transportando cajas de uva desde Ohio.

 

Es un camión Peterbil modelo 280 con motor Cummins de 260 CV y 12 velocidades, pero lo excepcional de esta tractora es que en 1953 sólo se fabricaron 48 unidades según los registros de Peterbilt y este es el único que conocemos de 1953. En aquel año nuestro país estaba totalmente comprometido en la Guerra de Corea y por ello casi toda la producción de Peterbilt estaba comprometida para el ejército. Este camión pudo comprarse y por tanto recibió permiso para ser vendido a un civil gracias a que se dedicó a la industria alimentaria, como era la producción de uva, el trabajo original para el que lo compró nuestra familia.”

 
 

 

Lo cierto es que el venerable Peterbilt cuenta con algunos detalles técnicos sorprendentes, como la palanca que baja hasta el centro del parabrisas en caso de perder presión en el circuito neumático de los frenos y la dirección. Una auténtica alarma mecánica de la era pre-electrónica. Pero es sólo un pequeño detalle de una máquina tan excepcional como este Peterbilt que a sus 62 años es capaz de recorrer el asfalto a 70 millas por hora...

Muchas flotas de transportes restauran algunos de sus camiones con los que trabajaron hace varias décadas.

 

Personalidad Cabover

A este lado del Atlántico, en la vieja Europa, todavía consideramos las cabinas con piso llano algo moderno, que para muchos fue una novedad cuando Renault lanzó a finales de los 80 del pasado siglo su espectacular AE, antecesor de los Magnum... Pues bien, eso sería así si no fuera por camiones con un diseño tan avanzado como el cabover(cab over engine cabina sobre el motor) International LDC 405 de 1951. Esta espectacular tractora, que en el caso de la pintada en negro mate venida desde Tennesse y propiedad de Richard Yeager monta un motor Caterpillar que todavía hoy ruge de modo impresionante.

International fue pionero al lanzar camiones Cab Over Engine, chatos.
Además ofrecía un interior de cabina con piso llano ya en los años 50.
Este International LDC 405 fue fabricado en 1951.

 

Este camión International contaba con un pequeño morro, para hacer su diseño más “fácil” a los truckers de la época acostumbrados a los grandes capots. La gran altura del habitáculo hacía que el motor quedase bajo el suelo de modo que en la cabina se disfrutaba de un ambiente más amplio y silencioso que en otros camiones de la época. Si bien la cabina no se podía levantar para acceder al motor los ingenieros de International pensaron en facilitar el mantenimiento, de modo que las aletas de los guardabarros están abisagradas y se abren a modo de puerta lateral con lo cual tenemos un acceso amplio a los laterales del motor.

El acceso al motor se logra gracias a la apertura de los guardabarros.
Bajo la cabina descubrimos un motor CAT de última generación.
 

El Mack chato de Mike

Esta vez el cabover no sólo es más normal sinó además más común en España, pues las tractoras de la serie C 700 tanto en versiones 4X2 como 6X4 fueron bastante habitules en la España de los años 70 y 80. Su fiabilidad les hizo camiones muy apreciados para el transporte internacional a los países más lejanos que por aquel entonces permitía alcanzar el convenio TIR desde España.

Mike Bogan junto a su bien cuidado Mack C700 de 1978.

 

Una tractora prácticamente idéntica a aquellas que empresas como Transportes San José trajeron a España la vimos también en York gracias a su propietario Mike Bogan de Indiana, cuya tractora luce con muy poquitas diferencias a como era en 1978 cuando este camión fue matriculado por primera vez.

Este tipo de Mack fue una visión común también en la España de los años 70 y 80.
El interior de la cabina resulta un poco claustrofóbico.
 

El impresionante Big Horn

Aunque en la etapa final de Barreiros los camiones Dodge fueron algo muy común en nuestras rutas españolas, lo cierto es que poco más que la marca tuvieron que ver sus homólogos Dodge de los USA. Buen ejemplo de ello es el impresionante Big Horn del transportista canadiense Dan Prouse quien ha venido desde Ontario con dos estupendas tractoras.

Prouse un transportista canadiense que aportó dos interesantes tractoras.
El Dodge Big Horn con motor Cummins de Prouse.
Dan Prouse posa orgulloso frente a las joyas históricas de este transportista canadiense.

 

Dan está más que orgulloso de sus máquinas, ambas pertenecientes en los años 70 a la firma familiar, todavía hoy activa con cerca de una treintena de trailers. Dan nos explica que tanto el Dodge Big Horn de 1975 como el REO Diamond cab over de 1974 con que han acudido a York montan la misma mecánica. Se trata del fiable Big Cum Cummins de 350 CV que marcó toda una época en el continente americano. En ambos casos la transmisión es de 13 relaciones. Se trata de dos auténticas rarezas pues REO Diamond finalizó la producción de camiones en serie sólo un año después de fabricar el cabover de los Prouse, mientras que en el caso del Big Horn entre 1973 y 1975 únicamente 261 de estos camiones Dodge se fabricaron con el motor Cummins de 350 CV, de los cuales se cree que 80 han sobrevivido hasta nuestros tiempos.

Dodge Big Horn.
El Big Horn junto a un cabover REO Diamond.

 

Con más de 2000 camiones de todas las épocas por ver y admirar lo cierto es que resulta dificil encontrar un hueco para admirar también algunas maravillas en miniatura, como es el caso de las realizadas a escala HO por el artesano George Barrett, quien se ha especializado en maquinaria y vehículos de obra de los años 40, 50 y 60. Simplemente nos parecieron unos modelos fantásticos. Este modelista vende sus creaciones a través de www.sheepscotscale.com.

 
 
 
 
 
 
20854930 páginas vistas
Artículos relacionados:
Pegaso Z-102, el caballo alado más veloz
El lado camionero de la Ciudad de los Almirantes
Historias cruzadas en la N340
La guerra de los ochenta: Dodge vs Pegaso
Historia de la mano de Berliet
LA 'OPERACIÓ GLOBUS 1976-1979' CELEBRA SU 40 ANIVERSARIO
Citroën una marca nacida de las aventuras
Camiones centenarios y el origen del trailer
Salto histórico con los Aguilera
III Concentración Clásicos La Encina Ponferrada