III Concentración Clásicos La Encina Ponferrada

Mar, 13/09/2016 - 20:10
Facebook Facebook

En la variedad está el gusto

Uno de los encantos de esta fiesta de amigos y sus vehículos clásicos consiste en juntar un variopinto grupo de vehículos, donde parece que lo único en común es la pasión por conservar en perfecto estado de revisión vehículos de más de un cuarto de siglo de antigüedad... ¿Pero qué pueden tener en común un deportivo de fabricación estadounidense y un camión Pegaso?

Pegasos de todos los tipos, incluido uno de madera bien conocido por los encamion@utas...

 

Pues muy simple, además de proceder del siglo pasado y que en este caso sus propietarios decidieron acudir a esta concentración organizada por el Club de Clásicos del Bierzo, con Rogelio Cerezales especialmente dedicado a la labor de contar con los más pesados entre los clásicos. Otra similitud entre un vehículo deportivo como el espectacular Detomaso Pantera y el Pegaso Troner 400 es precísamente esa cifra, pues en ambos casos se trata de vehículos clásicos con 400 CV de potencia máxima.

Desde los años 70 a los 90 Pegaso duplicó la potencia máxima de sus camiones.

 

Esta concentración de vehículos clásicos de todo tipo se está convirtiendo ya en un tradicional modo de despedir las fiestas de La Encina de la capital del Bierzo, Ponferrada en León.

 
 
Se inaugura la concentración y empieza la fiesta rodeados de espectaculares vehículos clásicos.

 

Un año más ha servido para poder reunir un grupo de autos variado y que permite sorprender a los visitantes, pues pese a los Pegaso, Barreiros, Ebros y demás veteranos del transporte congregados, quizás uno de los mayores motores que podíamos escuchar ronronear al ralentí era el de un Cadillac Eldorado.

Esperando ir al carrocero

 
Celso de Volquetes Ponferrada aportaba un Seat 1430, un Fiat Balilla o el magnífico Pegaso 352 6X4.

 

Como un viaje en el tiempo, así se sentía quien estas líneas os escribe al admirar un Pegaso 1065 “Europa” en chasis y perfectísimo estado de revisión, pendiente de ir al carrocero para su terminación. No se trata de un viaje en el tiempo, pues el veterano camión de dos ejes procede del siglo pasado. Hablamos con Santi, de Bembibre, su afortunado propietario:

 
 
Ambos vehículos tienen poco en común, Pegaso Troner y Detomaso Pantera, pero son clásicos de tracción trasera y 400 CV.

 

“Este camión perteneció a un transportista de Benavente y me lo vendió casi llorando sólo porque le dije que no iba a ir a la chatarra ni a desguazarlo para recambios. Ni mucho menos, nosotros lo queremos restaurar para reproducir otro igual que tuvimos en casa y que trabajó al carbón.”

Impecable en chasis, con freno eléctrico incluido, este Pegaso 1065 "Europa".

 

Lo cierto es que el “Europa” cayó en buenas manos y eso se confirma nada más viendo el interior de su cabina para admirar el trabajo de tapizado que su interior ha recibido.

 
 
La cabina de los Pegaso "Europa" era una versión elevada y alargada de la del Comet, con espacio para una litera.

 

Aunque la cuenca leonesa del carbón parece vivir sus postreros momentos en la actualidad, si los políticos no rectifican años de desidia, lo cierto es que entre los años 60 y 90 del pasado siglo una de las principales dedicaciones de los transportistas del Bierzo fue la de acudir a las minas a cargar carbón para servir las calefacciones centrales de los edificios de Madrid. No necesitamos más que dar unos pasos para aproximarnos a un Pegaso cabezón de doble carro directriz y conocer de primera mano como eran aquellos tiempos al volante por la NVI:

 
 
 
Santi de Bembibre es el afortunado propietario de este Pegaso "Europa" 1065 .

 

“Yo trabajé en un camión como éste, pero el Pegaso ya era un camión moderno y grande. Empecé al volante de un Studebacker de la guerra. Con ese camión pequeño no salía de la zona, subía y bajaba a las minas. Mi primer Pegaso fue un 1031, como un Barajas pero ya con eje delantero, mucho más fuerte que la ballesta.

Fantástico Pegaso "palanquero" del transportista Pataquines.

 

El camión más grande que tuve como éste fue un Pegaso 165 CV palanquero, con el cambio de dos palancas que tenía para ir al carbón. Cargabas y salías hacia el cliente en Madrid. No llega a 400 kilómetros de distancia pero la carretera era un puro bache, recuerdo especialmente como estaba la recta antes de La Bañeza... Necesitabas algo más de 11 horas de volante para llegar a Madrid.”

 
Los Pataquina con el veterano Patón al frente, que comparte sus anécdotas vividas al volante del Pegaso.

 

Desde luego, cuando se habla de como ha cambiado la tecnología al servicio de transportistas como el veterano Patón y los hombres de Transportes Pataquina, debemos ser conscientes de como la tecnología de los vehículos y el tipo de carreteras ha hecho posible que el mismo recorrido en 50 años haya bajado a la mitad su tiempo de viaje.

Este Pegaso en origen tenía 165 CV y un cambio de dos palancas que lo bautizó como el "palanquero".

 

Lástima que ese mismo desarrollo tecnológico se haya cargado la fuente de riqueza que antaño fue la minería leonesa del carbón para buena parte de los transportistas de la esquina noroeste del país. Actualmente Víctor, el más hablador de este clan de transportistas leoneses de Albares de la Rivera, en las inmediaciones de Bembibre, nos explica como siguen al pie del cañón, tanto transportando carbón como productos del Grupo Pascual.

Cerámica “El Villar”

El Saeta fue la respuesta de Barreiros frente al Pegaso Comet.

 

Prado, de Carrizo de la Ribera, León, aportaba a esta reunión de clásicos una joya familiar. Se trata de un Barreiros Saeta de 11 toneladas de peso total y que ha sido conservado tal y como trabajase en los años 60 y 70 en la empresa familiar de material de construcción. Este camión fue uno de los primeros modelos Barreiros de gran éxito comercial. Cubría el segmento medio en la oferta del fabricante y fue el principal rival frente al omnipresente Pegaso Comet que fabricaba la estatal ENASA.

 
 
Este estupendo camión Barreiros conserva su aspecto original, cuando trabajó repartiendo material de construcción.

 

De hecho su cabina, una adaptación del diseño Panoramic del fabricante francés Berliet, ofrecía un interior algo más confortable que la del Pegaso y gracias a su banqueta podía alojar a un total de tres ocupantes. A lo largo de la destacada trayectoria del fabricante de capital privado Barreiros, únicamente una gama de camiones contaría con una cabina de diseño enteramente original de la marca. Esa fue la cabina denominada “yeyé” con una marcada personalidad y que sobrevivió a todas las visicitudes industriales de la marca fundada por el empresario gallego.

El Saeta de Cerámica el Villar vino desde Carrizo de la Ribera, León.

 

Así, el diseño de la cabina que terminó luciendo el logo de Renault Vehículos Industriales, como vemos en el vehículo restaurado por David García y Carlos Fernández encargado y gerente de Transportes y elevaciones Jopecar. Este tipo de cabina antes fue fabricado con el logo de Dodge y en su origen lució la propia marca Barreiros. Carlos nos explica como ha llegado al volante de este Renault D170-17 que actualmente luce impecable:

 
David García y Carlos Fernández, en la cabina de su estupendo Renault cabina Barreiros.

 

“Lo cierto es que no tenía para nada pensado la compra de un camión clásico, aunque ya teníamos algún coche clásico. Nosotros trabajamos con tres camiones pesados trasladando maquinaria y aparatos de elevación desde hace cuatro años. Rogelio nos pidió que fuésemos a buscar un camión a un desguace porque lo compraba para aprovechar su carrocería basculante que necesitaban para terminar la restauración del estupendo Pegaso “Europa” que podemos ver aquí todavía en chasis.

A esta cabina se la denominó "yeyé" al aparecer en los 60 con Barreiros, pasó por Dodge y R.V.I. hasta los años 80.

 

Al principio simplemente se trataba de desmontar la carrocería, pero cargamos el Renault en nuestra plataforma y estuvimos viendo lo bien que se conservaba este camión. La verdad es que ya no lo descargamos, nos lo llevamos a la nave, lo compramos y empezamos a restaurarlo a toda prisa con la esperanza de tenerlo listo para esta concentración.”

 

 
 
El proceso de restauración del Renault 170-17 se hizo en Jopecar.

 

Y a juzgar por el resultado el camión quedó a punto, es más, tan a punto que antes de plazo, ya para la fiesta de San Cristóbal, un par de meses antes el Renault de cabina Barreiros ya participaba en su primera concentración de camiones...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22667988 páginas vistas
Artículos relacionados:
Ángel Macías, creciendo entre Pegaso
MAN F2000 460 versus MAN TGX 460 Efficientline 3
Entre las joyas de Mr. Bowman
Renault R 360: la nueva pieza de Luis Vigo
Pegaso Z-102, el caballo alado más veloz
El lado camionero de la Ciudad de los Almirantes
Historias cruzadas en la N340
La guerra de los ochenta: Dodge vs Pegaso
Historia de la mano de Berliet
LA 'OPERACIÓ GLOBUS 1976-1979' CELEBRA SU 40 ANIVERSARIO