ACE: Amigos del Camión Español C-I: Pasión barreirista

Vie, 02/02/2018 - 19:50
Facebook Facebook

Aunque las actividades de los Amigos del Camión Español no se centran en una única marca de vehículos, tuvimos el grato placer de conocer a este grupo de incondicionales de la historia de la automoción española en una jornada que nos atrevemos a calificar de exaltación barreirista.

La gama 300 de Barreiros vivió el cambio que significó para la empresa ser controlada por Chrysler.
La gama 300 de Barreiros vivió el cambio que significó para la empresa ser controlada por Chrysler.

Gracias a los inquietos miembros de la ACE, en una reunión como ésta no se trata simplemente de juntar a un grupo que comparte intereses comunes, en este caso los camiones clásicos, sinó que además han logrado reunir a un elitista conjunto de miembros de honor que no sólo fueron en su día protagonistas de buena parte de la historia de la automoción en nuestro país, sinó que encima gracias a la lúcida memoria que conservan y gran cantidad de documentación técnica de la época en este caso nos sirve no sólo para revivir la trayectoria industrial que en su día empezase Eduardo Barreiros, al crear primero un taller mecánico y posteriormente una marca automovilista privada en la España de los años 50 y 60 del pasado siglo, que llegaría a tratar de tú a tú a las mayores multinacionales del momento. Y es que el recuerdo de la trayectoria de Barreiros, Dodge y finalmente Renault Vehículos Industriales, posteriormente la actual Renault Trucks, centró la jornada que buena parte de los miembros de la ACE realizaron en Madrid.

 

Los Amigos del Camión Español en una de sus apasionantes reuniones.
Los Amigos del Camión Español en una de sus apasionantes reuniones.

 

Entusiasmo por la historia

Luis Alberto Garrido es coordinador y uno de los más inquietos miembros de esta pequeña entidad, que agrupa a cerca de una treintena de miembros entusiastas de la historia de nuestra automoción y transporte, contándose entre ellos a auténticos expertos en temas como tractores agrícolas, buses, camiones, turismos como los Dodge y Simca, etc. Sin embargo la clave de una entidad como ésta reside en sumar apoyos y esfuerzos. En este caso, sin desmerecer a nadie nos permitimos destacar a los miembros honoríficos de Amigos del Camión Español. Mario Gamarra, Juan Payá y Carlos Calvo, a lo largo del presente artículo ya entraremos en mayor detalle, pero simplemente debemos compartir con vosotros, los encamion@utas, el increíble placer que en pleno siglo XXI sentimos al poder charlar y compartir las experiencias de tres de los principales responsables técnicos que protagonizaron de primera mano la increíble expansión industrial vivida por Barreiros y que llevó a un pequeño taller mecánico, especializado en la dieselización de viejos motores a gasolina, primero a crear una auténtica marca de camiones, después en hacerla crecer e incrementar su gama de productos hasta incluir prácticamente cualquier tipo de vehículos: desde un tractor agrícola a un camión pesado pasando por utilitarios asequibles para el gran público y turismos de gran lujo. 

El Saeta fue un exitoso camión ligero con un diseño de cabina procedente de Berliet.
El Saeta fue un exitoso camión ligero con un diseño de cabina procedente de Berliet.

 


Barreiros, una empresa totalmente privada nacida en la España de posguerra llegaría a convertirse en parte de una multinacional, en este caso la norteamericana Chrysler, aunque también sufriría de primera mano la “crisis del petróleo” en los 70 del pasado siglo y ello haría al final que la factoría de Villaverde terminase sus días por un lado integrada en el actual Grupo PSA y por el otro primero en Renault Vehículos Industriales y ya en su última etapa Renault Trucks. 

Como tres viejos rockeros

 

 

Gamarra, responsable de diseño de cabinas y carrocerías, Payá jefe de motores y Calvo responsable montaje de buses y automóviles en Barreiros.
Gamarra, responsable de diseño de cabinas y carrocerías, Payá jefe de motores y Calvo responsable montaje de buses y automóviles en Barreiros.

Firmando autógrafos y entre aplausos, así tuvimos la suerte de conocer a los tres antiguos ingenieros que iniciaron su carrera profesional en Barreiros. Para que os hagáis una idea de la importancia de poder compartir unas horas con ellos, para cualquier amante de los camiones clásicos y la historia de la automoción en general, os diremos que Gamarra estuvo desde el principio dedicado al diseño de todo tipo de carrocerías en la marca. Si primero Barreiros era poco más que un taller donde se mejoraban y transformaban vehículos ya existentes, cuando surgió la oportunidad de crear el primer vehículo completo; el camión militar 4X4 destinado al ejército portugués y conocido popularmente como El Abuelo, sería Gamarra el encargado de plasmar en planos la forma que el primer camión marca Barreiros tendría.

El Abuelo, camión militar 4x4, primer vehículo de Barreiros diseño de Mario Gamarra.


Para darnos cuenta de como se trabajaba en aquellos tiempos heróicos, el propio Mario Gamarra compartía con nosotros:  
 “Ahora cuando lo ven en el museo de la Fundación Eduardo Barreiros muchos dicen que el camión militar era feo, pero la verdad es que para haberlo diseñado y dibujado en una sóla noche no me quedó tan mal.” 
Don Mario, desde sus años de muchas y profundas vivencias nos suelta esa perla y se queda mirándonos con un brillo burlón en los ojos. Que sin palabras nos dice: Venga, vete a buscar ingenieros que diseñen un camión ellos solitos en una noche...
A su lado el experto en motores Juan Gayá recuerda: “ Los que trabajábamos en la Barreiros siempre decíamos que se sabía cuando entrabas pero nunca cuando salías del trabajo. A veces llegabas un lunes y volvías a casa el miércoles. ¡Era una locura! Don Eduardo siempre estaba pensando en nuevos prototipos y de repente tenías un nuevo modelo frente a ti con un montón de trabajo. Y todo era para ayer.”

Experto en motores

Si bien el propio Eduardo Barreiros, fundador de la marca que llevó su apellido, era un excelente mecánico autodidacta que había mamado sus conocimientos poniendo a punto viejos buses de la empresa familiar, lo cierto es fueron los jóvenes ingenieros que entraron en la empresa como el mismo Gayá quienes permitirían dar el salto tecnológico necesario para crear una gama de vehículos industriales competitivos, no sólo frente al eterno rival estatal ENASA y su marca Pegaso sinó también a nivel internacional. Juan Gayá sería el máximo responsable del laboratorio de motores de la marca y por tanto quien posibilitó en buena parte que el transportista español que en 1958 admiraba un camión como el Barreiros Centauro que en 1958 ofrecía 185 CV de potencia máxima, en poco más de una década fuera sustituido en las carreteras por las series 200 y 300, esta última ya bajo la marca Dodge y sus Turbo 300 que en realidad rendían 275 CV. Una cifra que quizás parezca poco pero que el eterno rival de la marca, los estatales Pegaso creados por ENASA, no pudieron superar hasta 1972 y la aparición de los 12 litros turboalimentados de la marca del caballo alado.

La serie 200 y 300, nacida en 1969 la más antigua de ellas, contó con la cabina CP 67 conocida como yeyé. Los anteriores Barreiros Saeta, Centauro y Azor habían montado una cabina cuyo diseño era original de la firma gala Berliet, mientras que las primeras series de camiones con marca Barreiros a la venta al público contaron con cabinas de factura externa a la propia marca, con diseño en la mayor parte de casos del carrocero catalán Costa.

Carlos Calvo responsable de montaje

El tercer miembro del terceto de ingenieros Barreiros, Carlos Calvo, tuvo bajo su responsabilidad primero la sección de montaje de buses y después en general de automóviles de la marca. Por tanto conoce de primera mano los acuerdos internacionales que Barreiros bien pronto consiguió establecer con los británicos de AEC y que tanto contribuyó a que en España tuviésemos autobuses de última generación y al primer nivel técnico internacional a principios de los años 60 del pasado siglo. Dichos buses y autocares disponían de 170 CV y en los modelos urbanos había la opción de una caja de cambios Wilson automática. En el eterno combate entre Barreiros y Pegaso siempre hubo un dueto rival, en este caso el rival Pegaso fue la gama de buses Monotral, como en camiónes ligeros a los Comet se les enfrentaban los Saeta o a los Cabezón tipo 1060 los Centauro y Super Azor.

 


En reuniones como ésta de los Amigos del Camión Español no sólo se disfruta con la documentación y vivencias de cada cual, sinó que dada la presencia de algunos de los protagonistas del momento se aprende de las etapas menos conocidas. Así la colaboración entre AEC y Barreiros también afectó a la gama de camiones, pues serviría para crear un gran dúmper extravial en configuración 6X6. Una máquina técnicamente muy poderosa para su tiempo pero que no tuvo la gran aceptación comercial que en cambio si obtendrían los buses con tecnología AEC y que se vieron por toda España.

Boceto inicial del diseño de la famosa cabina Barreiros "YeYé".
Boceto inicial del diseño de la famosa cabina Barreiros "YeYé".

 

 

CONTINUA EN EL CII: DEL MILAGRO A LA PESADILLA

23859404 páginas vistas
Artículos relacionados:
ACE: Amigos del Camión Español C-III: El camión mundial que pudo ser y no fue
ACE: Amigos del Camión Español C-II: Del milagro a la pesadilla
Pegaso Troner, un clásico con solera
Peterbilt Historic Vehicle 359: El castigo del gran Mike
Nace la Asociación Clásicos Pesados de Castilla y León
XIII Concentración Camiones Clásicos en el Bierzo leonés
Ángel Macías, creciendo entre Pegaso
MAN F2000 460 versus MAN TGX 460 Efficientline 3
Entre las joyas de Mr. Bowman
Renault R 360: la nueva pieza de Luis Vigo