Comparativo Chasis cabina furgón: Volkswagen Crafter versus Fuso Canter

    Mié, 31/08/2016 - 14:20

    Carroceros “Pret a Porter”

    Hoy comparamos dos vehículos de 3.500 kilogramos de MMA que comparten su estructura chasis cabina con furgón de gran volumen y la facilidad con que sus respectivas marcas tratan de hacer que el transportista pueda conseguir de modo ágil y a buen precio un camión ya completamente carrozado. Si bien las similitudes son muchas existen profundas divergencias que nos explican dos conceptos muy distintos pero que llegan a resultados parejos.

     

    Volkswagen Crafter Box.
    Fuso Canter.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    EN RESUMEN

    OFERTA DE CARROCERÍAS MUY ATRACTIVA

    EXCELENTE CONFORT EN EL VW CRAFTER

    EXCELENTES CUALIDADES URBANAS EN EL CANTER CON CAJA DE CAMBIOS DUONIC DE DOBLE EMBRAGUE

     

    Así por un lado tenemos al Fuso Canter, podríamos definirlo como un camión miniaturizado hasta convertirlo en un vehículo urbano, vamos en una furgoneta grande. Por el otro lado tenemos el Volkswagen Crafter en su versión chasis cabina, es decir una furgoneta ampliada hasta parecer un camión, pero en versión ligera para poder trabajar en la ciudad y sin salirse de los consabidos 3.500 kilogramos de MMA con lo cual evitaremos tener que montaar tacógrafro, limitador de velocidad y todos esos engorros propios de un vehículo de primera categoría...

     

    Del Volkswagen Crafter Box destacamos su confort de marcha.

     

    Eso sí, tanto al volante del Fuso como de este Crafter conviene recordar que si nos ponemos a aprovechar alegremente el abundante espacio de carga resulta muy fácil superar el peso máximo legal, las 3,5 toneladas sumadas tara y carga, con lo cual si nos paran en un control de pesaje podríamos meternos en complicaciones...

     

    El Fuso Canter destaca circulando en tráfico urbano gracias al cambio automatizado Duonic.

     

    Concesionarios profesionales

    Ya era hora, no es de extrañar que el mercado de vehículos industriales pesados se haya centrado de un modo poco lógico en los trailer, es decir conjuntos de tractoras y semis bastante normalizados, olvidando los chasis rígidos pesados, salvo en aquellas aplicaciones donde no queda otro remedio. Esto es así en buena medida porque para adquirir un camión en chasis, carrozarlo, homologarlo, financiar todos sus elementos y superar todas y cada una de las trabas que un funcionario de itv pueda inventar la mayor parte de seres humanos pierden su paciencia con velocidad similar a como ve pasar las cuotas de pago de un camión que sigue sin poder trabajar hasta que haya completado tal viacrucis burocrático...

     

    El Volkswagen Crafter Box parte de la versión 2.0 TDI de 136 CV de potencia máxima.
    La cabina de dos plazas es amplia y muy confortable, aunque espartana en acabados.

     

    Parece que por fin en nuestro país las marcas se van poniendo las pilas y ya existen interesantes iniciativas que permiten al transportista llegar a un concesionario y salir de él habiendo comprado un camión, en este caso un camión ligero de 3.500 kilogramos, totalmente carrozado. Y ello no sól significa ganar tiempo en la adquisición, sinó eliminar dichas homologaciones y papeleos, que ya los ha hecho previamente la marca al homologar el modelo con la carrocería que nos ofrecen, a la vez que podemos incluir en la misma cuota financiera la totalidad del vehículo, con carrocería y complementos incluidos. Eso significa que por fin se trata al profesional del transporte de un modo profesional y preocupándose por sus necesidades. Nuestro mercado va un poco por detrás de otros en este aspecto y nos alegramos de la iniciativa de marcas como es el caso de Fuso con su gama de camiones de hasta 8,55 toneladas de MMA, así como Volkswagen Vehículos Comerciales con su gama Crafter.

    En el primer caso Fuso nos ofrece este furgón, realizado por el carrocero levantino Vallor, a la vez que nos permite elegir una serie de cajas abiertas. Volkswagen por el momento, en su serie Crafter Box, ofrece tanto furgones de carga seca como los dirigidos a productos alimentarios con equipo de frío y aislado térmico.

    VW Crafter Box

     

    El VW Crafter Box nos ofrece volante multifunción.

     

     

     

    Aunque dentro del Grupo VW coexisten dos grandes marcas de vehículos industriales pesados, caso de Scania y MAN, lo cierto es que Volkwagen es todavía una marca muy asociada en la mente de nuestro país a los turismos y en todo caso a las furgonetas reconvertidas en vehículos camper para el ocio... Iniciativas como ésta a buen seguro que le dan a Volkswagen Vehículos Comerciales un carácter mucho más de industriales. Sin embargo debemos admitir que el Crafter es un modelo comercial perfectamente válido en el segmento de los 3.500 kilogramos de MMA, donde hasta el momento además ha jugado compartiendo colaboración industrial con su eterno rival, Mercedes Benz, lo cual explica las muchas similitudes entre una Crafter como ésta y una Mercedes Sprinter. Esto finaliza ahora, durante los próximos meses llega al mercado la nueva Volkswagen Crafter, que en este caso compartirá base mecánica con el nuevo vehículo MAN TGE, facilitando así las sinergias dentro del propio Grupo Volkswagen.

     

     
     
    El cuadro de instrumentos ofrece mucha inforación a través de la pantalla.
     
     

     

    Centrándonos ya en el propio Crafter Box diremos que es un vehículo que agrada más a medida que lo usamos más. Y eso habla muy bien del confort de su cabina, bastante espartana por cierto. Desde Volkswagen Vehículos Comerciales se propone la Crafter Box, es decir ya con carrocería en este caso tipo furgón, con la base del chasis cabina de motorización 2.0 TDI en su versión de 136 CV de potencia máxima. Podemos elegir si queremos eje trasero de rueda gemela o simple y distancia entre ejes media o larga. En este caso se ha optado la de 4,325 metros, lo cual nos lleva a un Volkswagen Crafter con 6,89 metros de longitud total. Vamos, que podemos movernos por la ciudad pero con cuidado y ello en un furgón pensado para cargas ligeras, pues carrozado nos deja poco más de una tonelada de carga útil si nos empeñamos, como deberíamos, en no superar el MMA legal de 3.500 kilogramos.

    Nuestra experiencia

     

    El motor de tres litros rinde 130 CV en su versión menos potente disponible para el Fuso Canter.

     

     

     

    Callejeamos, aparcamos, fuimos por autopista e incluso por rutas reviradas de montaña y lo cierto es que al volante de este Volkswagen Crafter Box nos sentimos muy cómodos.

    Nos agrada su cabina y un puesto de conducción amplio y práctico. Además el cambio de seis relaciones, manual, nos lo pone fácil. Eso sí, aún circulando sin carga ya vemos que el gran volumen, tenemos una altura total de 3,090 metros, de la carrocería no hace recomendable tratar de superar los 100 km/h en autopista. De todos modos la velocidad máxima legal en nuestro país es de 90 km/h, osea que ninguna pega. Durante nuestro recorrido mixto y con no más de 2.900 kilogramos de peso total, marcamos unos consumos medios de entre 11 y 12 litros de gasóleo a los 100 kms. Nos parece una cifra muy correcta y donde ayuda en buena medida el sistema Start/Stop, que nos detiene el motor y arranca de modo automático en los atascos y en ciudad, donde no se nos sube la cifra de consumos.

    En cuanto al confort de marcha, muy bueno, en ruta se debe en buena medida al sistema Tempomat, el control de velocidad automático que equipa esta versión, aunque si aparecen cuestas haremos bien en no relajarnos en exceso y manejar el cambio de marchas siempre para adecuarnos al perfil y no exigir demasiado a los 136 CV que hacen lo que pueden, pero no más. En cuanto a la carrocería, lleva la firma del carrocero madrileño Sanca, nos parece correcta y muy bien rematada. Las luces de gálibo en led contribuyen a que el vehículo en su conjunto tenga una buena estampa y nos gusta que incluya un protector lateral en los bajos.

    En cuanto a la configuración final del vehículo de pruebas propuesto por Volkswagen Vehículos Comerciales sólo debemos hacer una mención de importancia. En este caso se ha optado por un eje trasero de ruedas sencillas. Ello nos permite pagar el mismo peaje que un turismo. Si vamos a circular mucho por autopista y no pretendemos superar nunca los 3.500 kilogramos de peso máximo, esa opción nos parece estupenda. En cambio a medida que carguemos más peso recomendamos en un camión de tracción trasera el eje de doble rueda trasera,que siempre aporta algo más de estabilidad.

     

    La cabina del Canter resulta algo compacta pero ofrece tres plazas.

     

    Fuso Canter 13S35 Duonic

    Cambiando de tercio, en el otro lado de la balanza tenemos al Canter... Que hace ya algunos años dejó de ser un Mitsubishi. En la actualidad la gama de camiones ligeros Canter forma parte de la oferta de la marca Fuso, que pertenece al Grupo Daimler y como tal se comercializa a través de algunos concesionarios de la red Mercedes Benz en España, algo que ya venía sucediendo desde tiempo atrás en el resto de los mercados de la UE. Así este Fuso perteneciente a una multiacional alemana, de origen nipón y fabricado en Portugal es todo un ejemplo de lo que se ha venido en denominar globalización. Aún más si tenemos en cuenta el origen de algunos de sus componentes, como sin ir más lejos el propulsor de tres litros de cilindrada que viene firmado por FPT (Fiat Power Train), es decir IVECO.

     

     
     
    El cuadro de instrumentos del Fuso Canter se nos antoja de diseño un poco anticuado.
     
     

     

     

     

     

     

     

     

     

    El Fuso es un auténtico camión en miniatura, de hecho en nuestro mercado su gama llega hasta el chasis de 8,55 toneladas de MMA, está pensado para potenciar la simplicidad y mantener los costes a raya y lo cierto es que puede ser un aliado perfecto en la dura batalla del reparto diario. De hecho es un camión muy urbano. En este caso hemos probado la versión 13S35 Duonic, que lo hace especialmente útil en tráfico urbano.

    Cambio Duonic

    De entrada el Fuso Canter es bastante más compacto, supera escasamente los 6,1 metros de longitud total y eso en buena medida se debe al compacto diseño propio de una cabina abatible situada sobre el motor. Pese a sus contenidas dimensiones, aquí se nota el origen japonés de la marca y sus diseñadores, lo cierto es que esta cabina es capaz de ofrecer tres plazas. Aunque esto deberíamos tormarlo como una posibilidad de emergencia. Si vamos a pasar horas dentro del Fuso lo mejor es viajar como mucho en un equipo de dos personas. Además ello nos permite abatir el respaldo del asiento central y así podemos disfrutar de una mesilla central y tener más a mano la bolsa situada en la pared trasera.

     

    El Volkswagen Crafter Box hace gala de buen comportamiento rutero.

     

    A esta cabina solo le ponemos dos pegas, si abultamos bastante vamos cómodos pero debemos tener cuidado con la cabeza al entrar y salir del habitáculo. A parte de eso, lo cierto es que la cabina cuida bastante bien de sus ocupantes, aunque los acabados tienen un aspecto muy “plástico”. Pese a todo el camioncito Fuso da la impresión de poder con todo, osea que por el chasis no va a quedar. Eso sí, el motor en esta versión de 130 CV, la de menor potencia que se ofrece también en versiones de 150 y 175 CV, hace lo que puede y no nos permite ir mucho más allá de los 90 km/h legales a poco que aparecen cuestas o la aerodinámica nos limite en ruta abierta.

     

    Este camión Fuso Canter de 3.500 kilogramos de MMA puede alcanzar con remolque las 7 toneladas de peso conjunto.

     

    Y es que en este caso el furgón supera los 3,1 metros de altura y eso siempre supone un freno importante. De hecho, los consumos obtenidos, entre 13 y 14 litros de gasóleo a los 100 kms, van un poco más allá que en el caso del rival Crafter simplemente por ello, por el mayor tamaño de la carrocería. En este caso el Fuso Canter pesa en vacío sólo 5 kilogramos más que el Crafter Box y por tanto si no lo sobrecargamos dispondremos de una tonelada escasa de carga útil legal. Eso sí, su chasis no será el que se queje si se nos ocurre ir más allá, aunque no sea nunca recomendable.

    En la ciudad

     

     
     
     

     

    Entre el cambio Duonic, una caja automática con doble embrague, y el modo ECO, lo cierto es que en ciudad circulamos sin ningún tipo de inconveniente. Es un camión maniobrable, muy compacto, gasta poco y encima con una caja de cambios de las más avanzadas en el mercado que nos lo pone realmente fácil. Otro detalle, una tecla acciona el freno motor, lo cual nos indica claramente que Fuso es un fabricante de auténticos camiones.

    Valoración VW o Fuso

     

     
     
     

     

    No vamos a decantarnos claramente por uno u otro de estos chasis cabina de 3.500 kilogramos de MMA. Eso sí, de cada uno pensamos que se adapta especialmente bien a un tipo de trabajo, aunque ambos son soluciones muy válidas y similares. En primer lugar el Volkswagen Crafter ofrece un confort mejor y nos parece más rutero a la vez que resulta algo más económico en cuanto a gasto de combustible, en parte debido a la aerodinámica propia de una cabina con morro y a su carrocería más estrecha y baja. En cambio el Fuso Canter admite mejor el sobrepeso, ahí está su eje trasero de rueda gemela, a la vez que gracias al cambio de velocidades automático de doble embrague Duonic es más urbanita. Frenamos y aceleramos ágilmente con menor esfuerzo. Así que aquí tenéis nuestra conclusión, valorar ambas ofertas, agradeciendo la iniciativa de ambas marcas que nos ofrecen vehículos ya carrozados a buen precio, mientras que el Crafter lo vemos como un rutero para carga ligera y el Canter como un camión ligero que admite bien la sobrecarga y que ofrece lo mejor de sí mismo en el reparto urbano.

    Ficha técnica VW Crafter Box:

     

     

     

     

     

    Motor: VW cuatro cilindros en línea TDI de 1.968 cm3 y 136 CV.

    Transmisión: Manual de seis relaciones. 4X2 al eje trasero de rueda simple.

    Chasis y capacidades: 3,5 toneladas de MMA, 1.000 kgs de carga útil legal. Longitud total de 6,895 metros, alto total 3,090 metros, ancho total 2,19 m y Masa Máxima del conjunto, con remolque, hasta 5.500 kilogramos.

    Ficha técnica Fuso Canter 13S35 Duonic:

     

     

     

     

     

    Motor : Origen FPT (Fiat Power Train) de cuatro cilindros y 3.0 litros. 130 CV. Transmisión: Automatizada de doble embrague duonic .

    Transmisión: 4X2 al eje trasero de ruedas gemelas.

    Chasis y capacidades: 3,5 toneladas de MMA, 1.000 kgs de carga útil legal. Longitud total de 6,14 metros, alto total 3,12 metros, ancho total 2,2 metros. Cabina de tres plazas. Masa Máxima del conjunto, con remolque, hasta 7.000 kilogramos.

    27607510 páginas vistas
    Artículos relacionados:
    Prueba Mercedes Vito 114 CDI Mixta
    Mercedes-Benz inicia la comercialización de la eVito
    Mercedes presenta el EQV, su primer gran monovolumen 100% eléctrico
    Prueba furgón MAN eTGE eléctrico
    MAN inicia en España la comercialización de la TGE eléctrica
    Nissan Navara 4x4 N-Guard, espíritu aventurero
    IVECO Daily 2019: Digitalizada, eficiente y más potente
    Mercedes-Benz muestra su visión de futuro con el concept EQV
    Citroën lanza la tercera generación del Berlingo
    Nissan NV300, funcionalidad y confort asegurados