Camiones eléctricos de hace cien años

    Lun, 20/07/2015 - 17:56

    Los camiones de Thomas Edison

    Impresionante tractora Walker de 1924 con motor eléctrico para 20 toneladas de arrastre.
    Thomas Alba Edison uno de los pioneros de la electricidad empleó camiones eléctricos en sus industrias.

     

    Si empezásemos hablando de las ventajas de disponer de una tractora pesada con motor eléctrico y que por tanto es capaz de cumplir su cometido sin apenas emitir algún tipo de ruido y sin contaminar con gases, lo normal sería acompañar el artículo con las imágenes de algún prototipo futurista... Sin embargo no es así, en este caso las imágenes de dicha tractora, que fue empleada por la compañía Thomas Edison Industries de New Jersey, Estados Unidos de Norteamérica, se han tomado en el Boyertown Museum of Historic Vehicles.

    Esta tractora Walker de motor eléctrico es de 1924 y trabajó hasta los años 60 en una fábrica de material ferroviario.

     

    Sorprendentemente esta tractora, que trabajaba moviendo vagones de ferrocarril dentro de una factoría es un camión fabricado en 1924 a cargo de la Walker Electric Truck. Este fabricante tuvo su sede en Detroit y se mantuvo activo desde 1907 hasta 1942, aunque sus camiones pesados con motorización eléctrica al requerir muy poco mantenimiento se mostraron extraordinariamente longevos y la mayor parte de ellos trabajaron muchas décadas después de la desaparición de este pequeño fabricante.

    Buena prueba de ello es esta tractora que trabajó bajo los colores de la Thomas Edison Industries, empresa del pionero a su vez de la ingeniería eléctrica que contribuyó a formar el gigante industrial General Electric. Este camión se impulsaba gracias al trabajo de un motor eléctrico situado en el eje trasero de alta potencia de par D.C. Electric. La potencia de arrastre que ofrecía alcanzaba las 20 toneladas, superior a la de la mayor parte de camiones disponibles en 1924 fuese cual fuese su motor, gasolina o vapor eran las alternativas del momento.

    A principios del siglo XX los carros de tiro animal eran muy habituales en el transporte.
    En el inicio del transporte rodado las primeras gasolineras tuvieron que sufrir la competencia de la electricidad.

     

    La tractora podía funcionar toda la jornada moviendo vagones de ferrocarril a cambio de pasar la noche enchufada para recargar sus baterías. De la simplicidad de su mecánica y su fiabilidad nos da idea el hecho que este camión estuviera trabajando hasta 1965 sin dar grandes problemas a sus propietarios.

    Papel y prensa

    Este camión eléctrico data de 1913, trabajó hasta los 60 con tracción 4X4 y cargaba más de 5 toneladas de papel.

     

    El caso de los Walker no fue único y es que durante las primeras décadas del siglo pasado el motor de explosión no fue ni mucho menos el modo más ventajoso de mover un camión de carga pesada. Así tenemos otro camión eléctrico en la colección del Boyertown Museum, en este caso fabricado en 1913 y correspondiente al fabricante The Commercial Truck Company of America (La Compañía de Camiones Comerciales de América) que estuvo activa en Philadelphia desde 1907 y posteriomente sería absorvida por su rival Walker del que ya hemos hablado anteriormente.

    Interior de la cabina de la tractora Walker eléctrica.
    Aspecto frontal del The Commercial Truck Company of America, de 1913.

     

    En este caso los ingenieros de Philadelphia serían doblemente pioneros y podrían ofrecer sus servicios y experiencia a muchos departamentos de investigación actuales en el campo de los vehículos industriales con energías alternativas, dado que lejos de conformarse con fabricar camiones eléctricos además producieron algunas unidades con mecánicas híbridas gasolina-eléctrica. The Commercial Truck Company of America fabricó sus primeros camiones híbridos en 1915 y además llegó a tener en catálogo chasis eléctricos de autobuses de 35 plazas, del cual exisitieron versiones urbanas y de turismo con carrocería descapotable para facilitar admirar el paisaje.

     

    Paquete de baterías eléctricas realizado en madera con más de un siglo de antigüedad

     

    El camión que ilustra este artículo fue un dos ejes con capacidad legal para cinco toneladas de carga, aunque su propietario a menudo lo sobrecargó hasta el doble de dicha capacidad sin que ello impidiera trabajar a este camión de 1913 hasta el año 1964. Su cometido era el transporte de bobinas de papel para el editor Philadelphia´s Curtiss Publishing Company y fue muy apreciado, pese a su lentitud propia de un camión pensado en la segunda década del siglo XX, al ser capaz de circular sobre la nieve sin necesidad de cadenas. Esta capacidad todoterreno se la daba la curiosa disposición mecánica propia de un camión eléctrico, pues disponía de un pequeño motor en cada una de sus ruedas. Merece la pena destacar que como durante cincuenta años el equipo eléctrico trabajo sin problemas y todavía hoy podemos admirar las baterías eléctricas en sus cajas de madera que podrían seguir acumulando voltaje sin problema. Una buena prueba de que si bien los camiones eléctricos siguen sin imponerse en el panorama actual del transporte disponen de una tecnología fiable y, desde luego, más que probada con más de un centenar de años de trayectoria tras de sí, como algunos venerables pioneros demuestran.

    27250890 páginas vistas
    Artículos relacionados:
    Se celebra la V Tronada de propietarios de Pegaso Troner
    La adaptación de las cabinas de Volvo Trucks a lo largo de su historia
    Grandes furgones capitoné de Toribio y Facundo
    Mercedes-Benz celebra el 40 aniversario del Clase G
    Los camiones de bomberos estadounidenses más espectaculares
    La Fundación Eduardo Barreiros celebra 100 años de historia
    MotorLand reúne vehículos históricos en Teruel
    La Asociación Clásicos Pesados de Castilla y León celebra su asamblea anual
    DAF 90 Aniversario: C-III De Cabtech a Paccar
    Las joyas del Museo Mercedes-Benz Aguinaga de Bilbao